Las defensas debilitaron una prueba clave para la Fiscalía en juicio al ex gobernador Urribarri

alt="Los defensores Rodríguez Allende y Barrandeguy interrogaron a los testigos"
Los defensores Rodríguez Allende y Barrandeguy interrogaron a los testigos.

La fiscalía sostuvo en los alegatos de apertura que la contadora Corina Cargnel, en un allanamiento en calle Racedo de Paraná, arrojó un disco externo rígido por una ventana y que el elemento fue aportado a las autoridades por una vecina. Ayer declaró la mujer que lo encontró en una casa lindera con el lugar del procedimiento. Dijo que pensó que era un juguete y no mencionó a la imputada Cargnel, como así también dejó dudas acerca del tiempo que el elemento estuvo en el lugar en que se lo halló. Las defensas cuestionaron la cadena de custodia de aquella evidencia.

Teresa Beatriz Pot declaró ayer en la sexta jornada de la audiencia que se realiza para determinar la responsabilidad del ex gobernador Sergio Urribarri y ex funcionarios de sus gestiones y particulares, en presuntos delitos contra la Administración Pública.

El testimonio de la mujer era esperado porque, según sostuvo la procuradora general adjunta y fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche, en sus alegatos de partida, aportaría datos sobre el hallazgo de un disco rígido en el allanamiento que se realizó el 1 de agosto de 2016 en la empresa TEP SRL, ubicada en calle Racedo 415, en Paraná.

La fiscal le atribuyó a la contadora e imputada, Corina Cargnel, ser quien arrojó el elemento durante el procedimiento, porque contendría evidencia incriminatoria.

Cajita

Pot manifestó que trabajaba como empleada en casa de familia en la vivienda de una mujer de apellido Brambilla, tarea que realizaba los lunes y jueves por la mañana.

Respecto del hallazgo del “dispositivo de almacenamiento tipo disco externo” que se halló en la casa de la mujer, ubicada en calle Irigoyen, casi Racedo, manifestó que lo vio en una canaleta de desagüe que está en un cuarto en el fondo de la casa de su empleadora.

Recordó que se trató de una “cajita negra con cositas rojas” de la que pensó, como Brambilla cuando se lo comentó, que se trataba de un juguete de niños de viviendas linderas.

El defensor Raúl Barrandeguy le preguntó si el elemento que reconoció ayer en la audiencia era el mismo que había encontrado aquel día y respondió que creía que sí.

También le preguntó si firmó algún acta que diera cuenta del hallazgo del elemento y respondió que no. A la pregunta de otro defensor, Emilio Fouces, sobre si aquel día observó en la cuadra movimientos distintos a los habituales, tanto al llegar como al retirarse de su trabajo, respondió que no.

Consultada acerca de si Brambilla le manifestó qué iba hacer con el objeto, del que aquella le dijo que era una “memoria”, respondió que no; no obstante, del testimonio del delegado judicial del Ministerio Público Fiscal (MPF), Ignacio Andrés Fariña, que también declaró ayer, surgió que aquel se hizo presente en el domicilio de Irigoyen para averiguar qué había pasado allí.

Según manifestó el funcionario, pasado el mediodía fue al lugar con un efectivo de la Federal por orden del fiscal Santiago Brugo, que se quedó en el allanamiento en calle Racedo.

Dudas

Fariña hizo mucho y especial hincapié en dejar en claro que desconocía el motivo de la investigación por el que se ordenó el allanamiento.

Recordó que en el procedimiento, del que se exhibió la filmación que realizó la Policía Federal, se secuestró “muchísima” documental.

También señaló que para resguardar la medida les pidió a los empleados, que se reunieron todos en el hall de ingreso a la empresa, que entregaran sus celulares.

Fariña no fue claro respecto a cómo se enteró Brugo de lo que había sucedido en la casa de Brambilla. Tampoco surgió de su declaración, ni de la de Pot, por qué Brambilla consideró que era un elemento que podría tener algún interés especial o relacionado con el procedimiento que se estaba llevando a cabo al lado de su casa, del que ni siquiera los delegados judiciales ni efectivos de la Policía sabían de qué se trataba.

El delegado del MPF sostuvo que regresó al procedimiento de Racedo cuando en Irigoyen se presentaron los testigos y el oficial de la Federal para realizar el secuestro, que se realizó posteriormente.

También reconoció que al momento en que Brambilla le entregó el disco rígido no estaban presentes los testigos civiles, que llegaron momentos más tarde.

Además de la filmación del allanamiento, a Fariña se le exhibieron fotografías del lugar y de algunos elementos, entre los que estaba el disco rígido.

La imagen de aquel elemento es contundente respecto a que se observa que no se habrían contemplado las medidas relacionadas con la cadena de custodia para resguardar la evidencia, algo que fue duramente señalado por las defensas.

Prueba

El defensor Miguel Ángel Cullen también señaló que de la profusa documental secuestrada surgió una diferencia entre lo que consta en el acta de secuestro y lo que Fiscalía ofreció como prueba.

Así, interrogó a Fariña respecto a si podía afirmar que la prueba documental que reconoció y se secuestró en una bolsa de plástico transparente con una carpeta verde en el interior, era la que Fiscalía ofreció.

El delegado respondió que no lo podía asegurar, pero que era lo que se vio, añadiendo que si aquella documental estaba dentro de esa carpeta verde, no lo sabía.

Barrandeguy le preguntó a Fariña si entre las funciones del delegado judicial se encontraba controlar la cadena de custodia, a lo que respondió que no.

A la pregunta sobre quién debería controlarlo, respondió que no lo podría decir ni dar el nombre del responsable. Argumentó que se había retirado y no estaba en el procedimiento.

Barrandeguy también cuestionó la legitimidad de la prueba relacionada con el disco rígido y resaltó que Pot no firmó ningún acta del objeto secuestrado.

Además pidió que se aclare cómo se dio el secuestro sin autorización judicial y que lo que se presentó como prueba fue lo que se secuestró.

Cielo

Por su parte, el defensor Marcos Rodríguez Allende le preguntó a Fariña si en el lugar del procedimiento escuchó que alguien, un policía, un testigo o un fiscal, dijera que alguien arrojó algo durante el allanamiento.

La respuesta fue “no, no recuerdo”, y añadió que “sí surgió el interrogante de cómo llegó ahí y de donde salió, evidentemente no cayó del cielo, nadie dijo esto lo tiraron de la casa de al lado”.

A la pregunta sobre si alguien, en un contexto con numerosos funcionarios judiciales, fiscales y policías y testigos, vio algo, respondió que no lo recordaba.

Policía Federal

El primero de los 150 testigos convocados a declarar fue el efectivo de la Policía Federal Argentina, Enrique Maximiliano Pepe.

Al igual que Fariña dijo que se enteró de los procedimientos cuando los fiscales le entregaron los oficios con las órdenes de allanamiento para una propiedad en calle Villaguay 842, donde no se encontraron evidencias de interés para Fiscalía, y el de calle Racedo. El testigo sostuvo que los fiscales les daban directivas sobre qué se secuestraba y que no.

Pepe recordó que en el allanamiento en calle Villaguay estuvo la fiscal Patricia Yedro y entre 15 a 20 efectivos, que se fueron sumando a medida que el procedimiento avanzaba.

El efectivo sostuvo que el comportamiento en el allanamiento en Villaguay no hubo resistencia por parte de las personas que estaban allí, del que se realizó en Racedo manifestó: “Quiero creer que no hubo nada, fue todo pacífico”, añadiendo que “no recuerdo que me lo hayan dicho, si sucedía quedaba constancia en el acta”.

Barrandeguy lo consultó sobre el motivo que se consideró para reemplazar a la Policía provincial por la Federal, incluso señaló que el allanamiento se realizó a cuatro cuadras de una comisaría, puesto que entendió que tal decisión violaría el principio de juez natural.

Pepe respondió que el oficio salió del MPF, y sobre quién dio la orden, respondió que “en este caso no, no lo conozco, no lo sabemos…”, añadiendo que no le llamó la atención porque es común aquella situación, añadiendo que le ha sucedido en otras provincias. Pepe aclaró que este caso no se trató de una colaboración entre fuerzas sino de una colaboración con el Poder Judicial.

Fuente: El Diario

También puede gustarle...

1 Respuesta

  1. 14/10/2021

    […] no cumplía ninguna función en las empresas TEP y Next. Según indican los abogados defensores, la declaración habría puesto en jaque uno de los pilares de la acusación de Fiscalía en la causa: que el cuñado del ex gobernador, Sergio Urribarri, era el verdadero […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te gusta este sitio? No te pierdas nuestras noticias