En la legislatura entrerriana empieza la guerra contra golosinas y ultraprocesados en filas y línea de cajas

Dando continuidad a las actividades de la Cámara de Diputados, esta semana tendrá lugar una nueva Sesión Ordinaria del 141 período legislativo. Las diputadas y los diputados están convocados para los días martes, miércoles y jueves.

Asimismo, el martes, desde las 9 horas, se realizará una nueva reunión de la Comisión de Salud Pública, la cual es presidida por el diputado Jorge Cáceres. La mesa se reunirá para abordar un proyecto de Ley, autoría de la diputada Paola Rubattino, que impulsa la restricción de ofertas de golosinas y ultraprocesados en la línea de las cajas registradoras, accesos y salidas de supermercados e hipermercados de la provincia. Para el tratamiento de la iniciativa fueron convocados representantes de la Cámara de Industriales de Productos Alimenticios.

Con dicho proyecto, se busca contribuir a la disminución del sobrepeso, la obesidad, la diabetes y otras enfermedades no transmisibles en la población.

La propuesta establece que se prohiba “la exhibición, oferta y publicidad de alimentos ultraprocesados (como golosinas, bebidas y snacks que contengan alto contenido de azúcares, sales y grasas) en filas y líneas de cajas registradoras, proximidad a estas, y accesos y salidas de supermercados, hipermercados, y otros comercios de modalidad autoservicio”.

También prohibe la exhibición de publicidad y/o promoción de tales productos en cercanías de este tipo de comercios, pero aclara que “quedan exceptuados los comercios cuya actividad principal sea la venta de golosinas o alimentos de similares características” y los almacenes y pequeños autoservicios.

El Instituto de Control de la Alimentación y Bromatología (ICAB), dependiente de la Secretaría de Producción, estará a cargo de controlar el cumplimiento y de articular con los Municipios la aplicación de las sanciones”.

El proyecto postula “la finalidad de proteger a un amplio sector de la población, que podemos considerar vulnerable, precisamente por su condición de resultar sujetos de derecho en una etapa inicial de evolución donde los cuidados respecto de su salud deben extremarse, esto es: la niñez”.

“El objetivo fundamental de esta iniciativa es la búsqueda de la estimulación de mejores hábitos alimenticios, promoviendo en particular la reducción del consumo de azúcares”, señala .

“La presencia de golosinas con altos contenido de azúcar en tales lugares -de acceso y egreso- resulta una exposición que busca tentar al sector infantil hacia un desmedido consumismo en perjuicio de una correcta alimentación”, agrega en el proyecto.

Finalmente,  menciona que la Organización Mundial de la Salud da cuenta de que el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 41 millones en 2016.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

¿Te gusta este sitio? No te pierdas nuestras noticias