La nueva represa de Aña Cuá iniciará su pico de obra civil en septiembre

alt="en la imagen puede verse una maqueta de la nueva represa hidroeléctrica de Aña Cuá"

La obra de la nueva represa de Aña Cuá, parte del complejo de Yacyretá, tiene previsto el inicio del pico de la obra civil para septiembre con el proceso de hormigonado masivo, lo que permitirá alcanzar en 2022 los 3.000 empleos y el monto máximo de la inversión.

La maquinización del brazo Aña Cuá posibilitará ampliar la capacidad de generación de energía de la Central Hidroeléctrica Yacyretá aproximadamente entre un 9% y un 20% según fluctúe el nivel de agua del río Paraná, realizando un aprovechamiento de los caudales que deben ser erogados por razones ambientales.

Los trabajos cumplieron un año de inicio y esta semana alcanzaron al 85% de avance de obra de las tareas de excavación, la más avanzada de las distintas etapas licitadas y que son ejecutadas por el consorcio Astaldi, Rovella Carranza y Tecnodil.

Así lo destacaron el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Ignacio Barrios Arrechea, y el director de la obra Fabián Ríos, indicaron a Télam durante un recorrido por el lugar que “el pico de la obra civil comenzará en septiembre con el hormigonado masivo”.

A partir de ese momento, el empleo en obra se incrementará hasta alcanzar los 3000 trabajadores para el año próximo, en coincidencia con el período de mayor demanda de inversión ya que a partir de marzo próximo comenzarán a llegar los primeros componentes de los elementos electromecánicos.

El presupuesto requerido por la Entidad para 2021 fue de US$ 53 millones, pero para 2022 ascenderá a unos US$ 170 millones, es decir casi la mitad de los $350 millones presupuestados a invertir duranta los 50 meses de obras que se alcanzarán en 2024.

Los directivos precisaron que la generación de las tres turbinas que equiparán a la represa facturará entre US$ 6 y US$ 7,5 millones al mes. por lo que “la inversión se recupera en pocos años, y todo con financiamiento propio”.

También se destacó que se trata de una obra de bajo impacto ambiental ya que no genera nueva superficie inundada ni relocalizaciones, por lo que el caudal ecológico actual de unos 1.000 m3/ segundo se mantendrá de la misma manera tras la maquinación del brazo pero con un aprovechamiento energético.

De esta manera, Aña Cuá ofrecerá un a generación eléctrica continua ya que deberá cumplir con el compromiso ambienta adoptado por Argentina y Paraguay a la hora de gestionar el financiamiento de Yacyretá.

La oferta de la obra se concretó en cinco licitaciones ya adjudicadas para obra civil, componentes electromecánicos, consultoría de ingeniería, provisión de transformadores y servicios de inspección.

Solo resta para los próximos meses, explicaron, el tendido de la red de interconexión para vincular la generación de Aña Cuá al complejo de Yacyretá y del sistema eléctrico nacional, por unos US$ 18 millones adicionales.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te gusta este sitio? No te pierdas nuestras noticias