Peligra la cosecha de citrus por impedimentos impuestos por Corrientes para el ingreso de trabajadores entrerrianos

Desde el pasado lunes, el gobierno de Corrientes implementó estrictos controles en los siete ingresos habilitados a la provincia (uno de ellos en la autovía 14, en el límite entre Mocoretá y Chajarí) y esta medida perjudica el traslado de trabajadores de nuestra provincia hacia las quintas cítricas situadas en territorio correntino. «La palabra empatía la escucho en todos los medios y de los políticos, pero no la ponen en práctica», criticó el vicepresidente de la FeCiER, Dante Grigolatto.

Precisamente el jueves, diario Libre Entre Ríos advertía que el gobierno correntino había dejado varados en el límite entre Corrientes y Entre Ríos, sobre la ruta nacional 12, a un grupo de ocho trabajadores marítimos que regresaban de Mar del Plata, quienes debieron permanecer dentro de una combi, sin agua ni alimentos, ya que no contaban con la documentación que la provincia norteña exige a quienes buscan ingresar a la misma, a pesar de que cuenten con toda la documentación que el gobierno nacional exige para circular por el país.

Al respecto, el vicepresidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos, Dante Grigolatto, manifestó a Villa del Rosario Net que «nos tomó por sorpresa y creo que es una medida muy arbitraria, teniendo en cuenta la proximidad que tiene la provincia de Corrientes, especialmente con la localidad de Mocoretá, con nuestra zona. Es un macizo citrícola, donde hay productores entrerrianos que tienen sus quintas en Corrientes y para nosotros hay solamente una línea que nos divide y es el río, ya que trabajamos mancomunadamente dentro del mismo sector».

«Se trata de una actividad esencial y esta medida está afectando fuertemente la continuidad del trabajo y especialmente de la cosecha, porque por estos días se está trabajando principalmente con las variedades de exportación y esto no puede esperar, ya que no tiene los tiempos de la política», sostuvo el dirigente y agregó que «está perjudicando no solamente a los productores, sino también a los trabajadores que no pueden pasar por esta medida arbitraria que ha tomado el gobierno de Corrientes, sabiendo perfectamente que iba a afectar a la exportación, que es lo que genera dólares genuinos a la nación».

Luego, señaló que «la medida, incluso, está por encima del Decreto nacional en el marco de la pandemia, ya que la citricultura es una actividad esencial».

A su vez, indicó que «como se sabe, la mandarina no puede esperar, no es un artículo no perecedero, es decir que no podemos esperar 15 días para cosechar una fruta que sabemos que no va a llegar a Europa o cualquier otro destino en el mundo».

El vicepresidente de la FeCiER, Dante Grigolatto.

Asimismo, Grigolatto recalcó que «más allá de que el gobierno de Corrientes habilitó una página web para sacar un permiso, el cual no lo están dando y hay problemas para obtenerlo, esto es una traba política».

En ese sentido, expresó que «siempre los trabajadores y productores estamos en el medio de disputas políticas que hay entre los diferentes partidos de este país. Nunca se ponen de acuerdo para trabajar en beneficio de la gente y estamos cansados, porque desde que volvió la democracia se ha vivido esto en el país».

Los pasos a seguir

Más adelante, el vicepresidente de la FeCiER precisó que «ya estamos realizando todas las gestiones a nivel provincial y nacional. Hay buena predisposición del gobernador de Entre Ríos (Gustavo Bordet) para hablar con su par de Corrientes (Gustavo Valdés); pero los tiempos de la política no son los de la citricultura, esto se tiene que resolver ya». Y aclaró que «hace desde este lunes que no se puede ingresar a Corrientes a cosechar, así que si esperamos que esto se resuelva con la lentitud que tiene la política para resolver los problemas, es preocupante».

«Nosotros no queremos llegar a tomar medidas extremas», lanzó Grigolatto y recordó que «cuando Corrientes tuvo ese brote de coronavirus, que es una enfermedad que le puede tocar a cualquiera, nosotros nunca propusimos que desde Mocoretá o de Corrientes no viniera nadie a Entre Ríos; al contrario, nos solidarizamos con esa gente».

«La palabra empatía -continuó el dirigente citrícola- la escucho en todos los medios y de los políticos, pero no la ponen en práctica. Cada cual trata de salvarse por si solo y eso nos ha llevado desde muchos años a la situación en la que está hoy la Argentina».

A ello añadió que «no digo que lo de la enfermedad no sea cierto y no haya que tomar las medidas y recaudos necesarios, pero hace más de 100 días que estamos en cuarentena y gracias a Dios no tenemos tantas víctimas, menos en la zona. Entonces, no querremos meterle más miedo a la gente del que ya tiene y tomar de rehén a una economía regional que siempre generó mucha mano de obra y un gran movimiento».

Consultado acerca de si mantuvieron algún contacto con el intendente de Mocoretá o funcionarios correntinos, Grigolatto confió que «hemos tenido charlas con algunos productores, pero el intendente tiene como excusa que es un Decreto provincial y él no puede hacer nada. Hoy escuché al doctor Diego Bonomo (director del Hospital Santa Catalina de Mocoretá) que dijo que esta es una decisión de salud pública, pero cuando aquella localidad estuvo en una situación complicada, nunca les cerramos las puertas a la gente de Corrientes, con la que estamos casi hermanados».

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *