Caída del salario real incide en la desocupación en el litoral uruguayo

Economista de Paysandú explicó que no sólo las compras en la Argentina, sino también la caída del salario real planificada desde el gobierno de Luis Lacalle Pou y sancionada en el presupuesto nacional, explican la desocupación en los departamentos del litoral norte del río Uruguay.

En este sentido, el Centro Comercial e Industrial de Paysandú (Uruguay) vaticinó hace pocos meses que de no tomarse medidas para esa zona del Uruguay se perderían en breve 5.000 empleos, “impresión” que a mediados de noviembre “ya se cumplió”, advirtió el economista sanducero Gastón Núñez en la radio montevideana M24.

Núñez explicó al respecto que “en relación a los niveles que teníamos en enero-febrero, que era en los tres departamentos del litoral” norte del río Uruguay “de aproximadamente unos 14.000-14.500 desocupados, hoy estamos en 19.500, casi 20.000, por lo tanto eso ya se cumplió”, recalcó.

“En particular -precisó- para el Departamento de Paysandú, hoy estamos muy cercanos a 3.000 puestos de trabajo destruidos en 6 meses”, con lo que aquel pronóstico de los empresarios locales “en Paysandú está en vías de cumplirse, lo cual claramente es un desastre en términos de mercado laboral y de realidad socio-económica de la gente”, graficó el economista.

No sólo los precios de frontera

Describió que “la dinámica de trabajo en esta zona está sumamente afectada por todo lo que está pasando, no es solo el tema de frontera pero claramente eso explica gran parte del fenómeno; y a su vez (…) la población de los tres departamentos del litoral es aproximadamente el 8,8% de la población (del país) y representamos el 13,5% de los desempleados totales; eso quiere decir que la probabilidad de ser desempleado en la zona del litoral es 50% más alta que en otras zonas del país en general”, alertó.

alt="La caída del salario real programada presupuestariamente por el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou incide negativamente en el nivel de empleo en el Uruguay al reducirse la actividad económica"
La caída del salario real programada presupuestariamente por el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou incide negativamente en el nivel de empleo en el Uruguay al reducirse la actividad económica.

Señaló que esa región litoraleña norte “en relación a su población debería tener alrededor de 14.000” desempleados y no casi 20.000, “evidencia a las claras que estamos ante un problema extremadamente grave”, remarcó.

“Y a su vez, cuando uno lo mira en términos históricos y en relación a la dinámica socioeconómica que hemos tenido, a cómo se ha dado la evolución de los salarios con retracciones del salario real, y al hecho de tener menor nivel de desempleo cuando estaban las fronteras cerradas por el covid-19, uno visualiza de manera muy clara que uno de los momentos centrales en la expansión explosiva de este desempleo fue claramente el hecho de haber abierto las frontera sin tomar medidas de ningún tipo”, sostuvo.

Caída planificada del salario real

Núñez recordó sobre el punto que “el país, amén de la pandemia de covid-19 y sus efectos económicos, también tuvo una retracción en términos del salario real que fue una política predefinida por el propio gobierno previo a toda la incidencia de la pandemia, porque estaba definido en el propio Presupuesto nacional; por lo tanto nadie se puede llamar a engaño, y eso es lo que han dado todos los estudios del mismo INE, Instituto Cuesta Duarte u otros estudios de investigación académica privada; estamos en niveles de salario real claramente por debajo de los que teníamos en 2019, entre el 5% y el 10% dependiendo del sector para el cual nos movamos”, puntualizó.

Al mismo tiempo, “en particular en el caso de las economías del litoral, esta baja del nivel del salario real hace que las personas tengan menor capacidad de compra; y, a su vez, si tenemos precios en promedio entre el 50% y el 60% más baratos enfrente (Argentina), esto hace que la gente cruce”.

Y si bien “hay niveles de control” fronterizo para limitar los ingresos de bienes, por ejemplo “no se permite más de 5 kilogramos por persona (…), esos controles están siendo poco efectivos” y además “están teniendo un mal direccionamiento” porque “en Paysandú (…) se da el cruce a pie y en moto, muchísimo, (…) es decir la gente que menos capacidad económica tiene, y esa es a la que se la controla, cuando los automóviles son los que tienen mayor capacidad adquisitiva y son los menos controlados”, apuntó.

“Por lo tanto acá tenemos un problema de diferencial de precios y también un problema de ingresos de este lado, con lo cual deberíamos preguntarnos si efectivamente estamos en condiciones de competir”, reflexionó; por ello cuestionó el criterio de “desincentivar el tema del pasaje por los puentes” y así “seguir cortando el hilo por el lado más fino, es decir por las personas que tienen menos ingresos”, y se preguntó por “la efectividad de esto”.

Fuente: M 24.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te gusta este sitio? No te pierdas nuestras noticias