En Diputados había debate, en Concordia una sentada

Mientras en la Cámara de Diputados de Entre Ríos se abordaba el Proyecto de Ley de igualdad y no discriminación en acuerdos escolares de convivencia, en la Escuela Normal Superior N•15 «Domingo Faustino Sarmiento», alumnos y profesores realizaban, desde las 10 de la mañana de este viernes, una sentada contra el acuerdo de convivencia de la institución.

El conflicto se habría suscitado porque el equipo directivo pretendería que los alumnos no ingresen al establecimiento con el cabello teñido de colores, que las mujeres no lleven pelo corto, que sólo se usen remeras blancas y que los varones no utilicen bermudas, entre otros puntos.

En Diputados había debate, en Concordia una sentada

Aparentemente, el equipo directivo y un grupo de alumnos, que serían delegados de sus pares, habrían llegado a un acuerdo sobre el código de convivencia de la escuela, aunque algunos puntos del mismo no habrían caído bien.

La postura de la rectora

Mientras tanto, la rectora de la Escuela Normal, Carina Schonfeld, manifestó en el programa “Una mañana por delante”, de Radio Ciudadana, manifestó que lo ocurrido había sido una sorpresa para el equipo directivo.

Carina explicó que, hace unos días, “veníamos trabajando en esto y quedamos en que lo seguiríamos trabajando el próximo lunes, pero nos encontramos con esta situación”, la que aclaró que “no nos parece el modo, porque no hay manera de dialogar así”, por lo que insistirán en convocar nuevamente a los delegados.

“Nosotros formamos parte de una institución en donde hay normas que tenemos que cumplir; vamos a acompañarlos y somos referentes, pero tratamos de prepararlos para el mundo laboral o el mundo académico”, valoró Carina y recordó que “existen normas que vamos a ir dándoles año tras año” para alcanzar este objetivo.

Los pedidos

En un principio, los directivos “pedimos que vinieran con una chomba o una remera blanca, para identificarlos como estudiantes de la escuela”, detalló Carina, teniendo en cuenta que “ellos nos dijeron que lo único que los identificaba era la campera, por lo que era un modo de mantener la pertenencia” a la institución.

alt="n la Escuela Normal se realizó una sentada, en un patio interno, por parte de alumnos y algunos docentes, en disconformidad con el código de convivencia"
En la Escuela Normal se realizó una sentada, en un patio interno, por parte de alumnos y algunos docentes, en disconformidad con el código de convivencia.

Por otro lado, también plantearon “el tema del horario, porque ingresan a partir de las 7:45, a diferencia de otras escuelas que entran 7:20”. Es por eso que “les pedíamos que se respetara ese horario, porque entraban incluso más tarde todavía, por lo que reconocieron que teníamos razón ante este planteo”.

Asimismo, en palabras de la vicerrectora de la escuela, los alumnos “también planteaban que no les pongamos inasistencia los días de lluvia, pero hay que diferenciar un día de lluvia leve en el que pueden venir o incluso venir un módulo más tarde, porque sabemos que algunos viven lejos y usan el colectivo y los esperamos, pero ellos nos dijeron que no, porque si se mojan se enferman”.

Esta, consideró “es una tradición que viene desde la primaria, pero nosotros queremos hacerles entender que, cuando les toque trabajar, con lluvia o sin lluvia van a tener que ir igual”; a pesar de que “los días torrenciales nosotros entendemos y no les computamos la inasistencia”.

Entre otras cosas, los directivos también plantearon “el cuidado de los piercings, que, por una cuestión de seguridad de ellos, tratáramos de que no fueran visibles”.

Otra cuestión “fue el tema del mate en la escuela”, subrayó Carina, porque “en esta institución ya venían acostumbrados a eso, pero, por la pandemia, consideramos que no es conveniente”.

Además, en la escuela “tenemos pocos ordenanzas para mantener la higiene del lugar, que funciona desde la mañana hasta la noche y no alcanza el personal para limpiar”, condición que cuenta con el agravante de que “a la yerba, a veces la dejan en el baño, se tapan las cañerías y no podemos andar buscando qué alumnos fueron”.

Respecto a los teléfonos celulares, Carina reconoció que “tuvimos diferentes situaciones el año pasado, por lo que decidimos implementar que los chicos dejen el celular en una caja a voluntad”, porque “han filmado a docentes y sabemos que el uso de la imagen, para ser publicada, es un delito penal”.

La escuela “Domingo Faustino Sarmiento” de Concordia cuenta con unos 500-550 estudiantes, aproximadamente, y la movilización de la mañana de este viernes “me llamó mucho la atención”, destacó Carina, dado que “tuvimos una charla con todos los delegados y hablamos sobre lo que ellos plantearon, para ver de qué manera responder y que sea favorable para ambas partes, pero aparecieron con esto”.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

¿Te gusta este sitio? No te pierdas nuestras noticias